martes, 21 de diciembre de 2010

LA BATALLA DEL EBRO Y JOSEP MARIA SOLE I SABATE




Fragmento de una entrevista de Jesús Brotons

¿Qué hizo aflorar su vocación de historiador? ¿Qué hechos históricos le marcaron tanto como para decidirse a estudiar esta carrera?

Josep Maria Solé:
Bueno, lógicamente en lo que más he trabajado, lo que despertó mi vocación, fue todo la relacionado con la guerra civil y la posguerra. Mi padre fue un joven de Lleida de la Quinta del Biberón, maestro de escuela e hijo de maestros. Él me hablaba de sus compañeros que murieron en la batalla del Ebro. De pequeños, mi hermano y yo hacíamos la broma, cuando no encontrábamos a alguien, de preguntarnos: “¿Dónde está éste?” Y yo decía: “Murió en el Ebro”. Recuerdo, nunca se me olvidará, que en el año 1974, cuando dije que quería estudiar la guerra civil, historiadores muy importantes en aquel momento me dijeron que eso ya no interesaba a nadie. Aquello me sorprendió mucho. Mi padre murió poco después, y en su último viaje quiso ir al lugar donde se libró la batalla del Ebro. Yo sentía adoración hacia él por el gran esfuerzo que hizo por que sus hijos pudiéramos estudiar. Recuerdo que me dijo: “Fíjate si éramos jóvenes, si eran niños aquellos muchachos, que muchos no conocieron el amor”. Tiempo después, pensando en ello, comprendí que me estaba hablando de él mismo. Me impresionó muchísimo. Nunca he perdido la vocación de estudiar la guerra civil y la posguerra.

http://www.viceland.com/es/v2n5/htdocs/heridas-mal-curadas-100.php


domingo, 19 de diciembre de 2010

EVITA CONFLICTOS: CARLOS SENTÍS POR VICTOR M. AMELA


En la foto se pueden ver los restos, en la intemperie, de algún combatiente de la batalla del Ebro. Y me ha dado por pensar en la entrevista de Victor M. Amela a Carlos Sentís, que decía: "evita conflictos, busca la moderación, sé discreto".

¿Quién buscó la batalla del Ebro?

He aquí un extracto de la entrevista que hizo Victor M. Amela a Carlos Sentís, periodista, que ha llegado a los 100 años.

¿No teme a la muerte?
No.

¿La tuvo cerca en alguna ocasión?
Hui de Barcelona un día antes de que asesinaran a Josep Maria Planes, periodista como yo. L´instant,el diario en el que yo trabajaba, estaba ocupado por los anarquistas: aquello era insostenible...

Su vida corría peligro...
Sí. Hui a Italia, y luego a Francia, con Cambó... Él había anticipado lo que sucedió: el burdo golpe militar desató en Barcelona la "revolución pendiente", los revolucionarios armados se apoderaron de haciendas y vidas, desbordaron a la Generalitat de Companys... Y aquello fue un genocidio.

¿Tanto?
Barcelona fue un régimen anarcosindicalista durante un año, con crímenes impunes...: en Catalunya no hubo guerra civil hasta que llegó la batalla del Ebro...

¿Cómo era Cambó?
Certero, culto, gran orador, generoso, mecenas de la cultura catalana...

¿Qué hacía usted con Cambó?
Colaboré en su red de información, enviando artículos a la prensa inglesa, americana...

¿Por eso le han acusado de espiar a favor de Franco?
Yo era periodista: hacía información abierta... ¡igual que ahora! Sí hubiese podido espiar de haberme quedado en Barcelona, pero... ¿qué podía espiar desde Francia?


sábado, 18 de diciembre de 2010

¿Otra novela sobre la batalla del Ebro?


Hay historias que son muchísimo más importantes que quien pueda escribirlas. Nunca es fácil enfrentarse con temas que uno ama, y con el respeto que merece tanta gente.

Escribir un novela histórica, aunque sólo sea porque ya han pasado más de 70 años, de aquello que ésta narra sólo puede hacerse por el deseo de mejorar lo ya hecho.

En la foto puede verse el Ebro en su paso por Tortosa. Cuando hace más de un año empezó a gestarse el guión de la película "Nadie gana una guerra", también nació la necesidad de convertirla en una novela que hablara de otra forma, y de otras personas, que habían vivido la batalla del Ebro y otros hechos históricos tan o más trágicos como el exilio, la derrota o los campos de concentración. Incluso añadiría "la victoria".

Debo dar las gracias a mucha gente, aunque hay una distancia que nunca se conoce entre que una novela está acabada y se publica, o entre que un guión va camino de ser película y se rueda, pero quienes sabéis que todo está ahí, todo se está moviendo, sabéis también que se acerca algo tan serio como digno, algo tan extraordinario como único, algo que no habría sido posible sin que tantos y tantas lo hubieran necesitado.

Muchas gracias por los apoyos,)))




viernes, 17 de diciembre de 2010

EN LA BATALLA DEL EBRO. FELIX ESCOLA SENDROS


En homenaje a Felix Escola Sendros y a tantos otros...

Bueno,
esto casi es un secreto a voces:


SÍ. He vuelto a escribir sobre el tema. El guión de una película, que después se ha convertido en otra novela.

¿Alguien quiere saber más?

LA MEMORIA DEL SALMON



Por si os interesa:

Una novela de Rubén García Cebollero,)))

martes, 26 de octubre de 2010

LA ÚLTIMA GRAN VERGUENZA

LA ÚLTIMA GRAN VERGÜENZA

Este último fin de semana hemos podido asistir a la última gran mentira ( de esta legislatura) del tripartito.
En un intento populista y malintencionado se quiso rendir homenaje a los desaparecidos de la guerra civil a la Batalla del Ebro.Nosotros y muchos de los asistentes ( los que estaban informados ) sentimos auténtica vergüenza al constatar a qué nivel de cinismo ha podido llegar el actual gobierno.
Ésta es la auténtica desaparecida del acto, la vergüenza institucional.Los espacios de la Batalla del Ebro ( hasta ahora preservados ) y todo cuanto comportan ( fosas comunes, restos, testimonios, historia viva ) están siendo trinchados por la instalación de grandes centrales eólicas con el beneplácito de la Generalitat.
Queremos enviar el más sincero apoyo a las familias que tienen algún desaparecido en estos lugares de la Tierra Alta a la vez que explicarlos que lo último que querríamos ( nosotros y otras entidades) es provocar ningún tipo de dolor innecesario en un tema tan delicado pero la realidad es que ya se han cometido actos irreversibles en la destrucción y ocultación de la memoria histórica y que si no son las familias afectadas las que denuncian estos hechos pronto será demasiado tarde.
Demasiado tarde para comprender in situ lo que pasó.
Demasiado tarde para recuperar más restos humanos ( con nombre y apellidos ).
Demasiado tarde para mirar a los ojos a los que venden última.
Demasiado tarde para dignificar realmente a tanta gente que sufrió y sufre para ser fieles.T
odos los días que pasa hay más hormigón encima de las cotas más emblemáticas y menos restos arqueológicos de gran interés. Las empresas eólicas van pasante de mi en mi con su negocio especulativo y cada golpe es más difícil saber quién es el responsable.
Pero los responsables que no podrán esconder nunca la cara por lo que está pasando. El COMEBE ( consorcio por la memoria de la Batalla del Ebro), la Generalitat y todos los estudiosos que con su silencio son cómplices.
Si todo el mundo que pueda hace correr este escrito lo hace llegar a gente afectada, si denunciemos todos juntos la mayor infamia que supone el intento de eliminar este episodio de nuestra memoria colectiva, tal vez salvaremos lo que queda de estos lugares y de nuestra conciencia.
Pedimos la parada inmediata de todos los proyectos eólicos que afectan los espacios de la batalla del Ebro hasta que se haga uno valoración seria de sus afectaciones. Hasta que se asegure el respeto total a los restos humanos ( hasta ahora lo supervisan las mismas empresas con un convenio con la Generalitat ) y sobre todo que se valore la adecuación de que un lugar tan importante tenga este tipo de instalaciones ( impensable en ningún otro lugar de Europa).

25 de Octubre de 2010
Plataforma en Defensa de la Terra Alta
Por la dignidad de los pueblos y de su memoria.

L’ÚLTIMA GRAN VERGONYA

Aquest darrer cap de setmana hem pogut assistir a l’última gran mentida ( d’aquesta legislatura) del tripartit.
En un intent populista i malintencionat es va voler retre homenatge als desapareguts de la guerra civil a la Batalla de l’Ebre.
Nosaltres i molts dels assistents ( els que estaven informats ) vam sentir autèntica vergonya al constatar a quin nivell de cinisme ha pogut arribar l’actual govern.
Aquesta és l’autèntica desapareguda de l’acte, la vergonya institucional.
Els espais de la Batalla de l’Ebre ( fins ara preservats ) i tot el que comporten ( fosses comunes, restes, testimonis, història viva ) estan essent trinxats per la instal•lació de grans centrals eòliques amb el beneplàcit de la Generalitat.
Volem enviar el més sincer suport a les famílies que tenen algun desaparegut en aquests indrets de la Terra Alta alhora que explicar-los que l’últim que voldríem ( nosaltres i altres entitats) és provocar cap mena de dolor innecessari en un tema tan delicat però la realitat és que ja s’han comés actes irreversibles en la destrucció i ocultació de la memòria històrica i que si no són les famílies afectades les que denuncien aquests fets aviat serà massa tard.
Massa tard per comprendre in situ el que va passar.
Massa tard per recuperar més restes humanes ( amb nom i cognoms ).
Massa tard per mirar als ulls als que venen darrera.
Massa tard per dignificar realment a tanta gent que va patir i pateix per ser fidels.
Cada dia que passa hi ha més formigó a sobre de les cotes més emblemàtiques i menys restes arqueològiques de gran interès. Les empreses eòliques van passant de ma en ma amb el seu negoci especulatiu i cada cop és més difícil saber qui és el responsable.
Però n’hi ha uns , de responsables, que no podran amagar mai la cara pel que està passant. El COMEBE ( consorci per la memòria de la Batalla de l’Ebre, la Generalitat i tots els estudiosos que amb el seu silenci en són còmplices.
Si tothom que pugui fa córrer aquest escrit i el fa arribar a gent afectada, si denunciem tots plegats la més gran infàmia que suposa l’intent d’eliminar aquest episodi de la nostra memòria col•lectiva, potser salvarem el que queda d’aquests indrets i de la nostra consciència.
Demanem la parada immediata de tots els projectes eòlics que afecten els espais de la batalla de l’Ebre fins que es faci un valoració seriosa de les seves afectacions. Fins que s’asseguri el respecte total a les restes humanes ( fins ara ho supervisen les mateixes empreses amb un conveni amb la Generalitat ) i sobretot que es valori l’adequació de que un indret tan important tingui aquesta mena d’instal•lacions ( impensable a cap més lloc d’Europa).

25 d’Octubre de 2010-10-26
Plataforma en Defensa de la Terra Alta
Per la dignitat dels pobles i la seva memòria.

viernes, 22 de octubre de 2010

ENTREVISTA ENTRELINEAS






1.- ¿A qué edad comenzaste a escribir?
Antes de los 14 años, pero fue a los catorce cuando empecé a conservar algo de lo que escribía.

2.- ¿Es largo el camino de aprendizaje?
Todos los caminos son largos si se tiene la paciencia de seguirlos. Los caminos sólo acaban cuando flaquean las fuerzas. Cada camino nos lleva a otro, y a otro, y a otro… Quizá sea muy Machadiano pero mi escritura nace de la poesía, y ésta del olmo seco hendido por el rayo y en su mitad podrido.

3.- ¿Cómo ve un autor que ha dado el salto a una editorial nacional, el mundo literario en España?
Saturado. Es un mundo en el que la idea del negocio sustituye a la idea literaria, y en el que priman valores que no comparto por encima de otros que no hacen más que reflejar las carencias de la misma sociedad. El síndrome de la caja cerrada, el de las novedades que no llegan a salir a la luz, pese a haber sido editadas, distribuidas, y publicitadas, es un síntoma tan irracional como el de la absurdidad de algunos premios literarios.

4.- ¿Realmente es fácil dar ese salto o es algo reservado a unos pocos?
Dice un refrán que el que se empeña se casa, y el que se casa se empeña. Pues con ese salto, como todo en la vida, sucede lo mismo. Muchas cosas suceden cuando menos te empeñas, pero antes ha habido que creer en uno mismo, en una historia, en unos personajes, una pasión y un paisaje que son los que mueven toda novela. Para mí el salto es mucho menos importante que escribir, y disfrutar contando.

5.- ¿Qué sentiste al saber que habías quedado finalista en el prestigioso premio Planeta de novela?
Pensé que tomaban el pelo en el trabajo. De hecho comenté que era una broma muy “currada”, hasta que empecé a decir que eran muchos diarios con el título de la novela en la lista, y con algo que sólo yo sabía, el pseudónimo, que era un homenaje a una amiga escritora, de Cuba. Al saber que era verdad me emocionó pensar que entre casi 500 novelas, y tras más de 6 años de escritura, la obra destacaba entre otras. Y es curioso porque aunque parezca una novela de guerra, es una novela de paz, de amor, de amistad.

6.- En breve se va a comenzar a rodar una película sobre la batalla del Ebro, con un guión tuyo. ¿Podrías detallarnos algo más al respecto?
Sí, a partir de una obra mía en catalán, inédita, se está produciendo una película, de ámbito internacional, que trata la batalla del Ebro desde una perspectiva distinta a la novela, pues hay un matiz entre la memoria histórica y la memoria democrática, y al ambicioso proyecto con que cuenta la productora, con previsión de rodaje en 2011, se han ido sumando distintas asociaciones de recreación, y un impresionante elenco de actores. No dejará a nadie indiferente, y nunca se ha filmado en este país una historia así.

7.- Cada año se editan en España cerca de 70.000 volúmenes. ¿Realmente en España se lee a ese nivel, o se está editando todo tipo de literatura con independencia de su calidad?
Es difícil saber si se lee a ese nivel, porque las estadísticas no valoran la calidad de lo que se lee, sino la cantidad. Lo cierto es que es edita mucha literatura y que a veces decepciona lo que encuentras editado. He tenido la suerte de leer a mucha gente inédita, y a veces me pregunto qué hace que un editor apueste o no por una obra, y creo que es el azar porque nadie sabe nada, por muchas carreras universitarias, estudios, y demás no existe una manera de saber, ni siquiera por intuición, por qué va a gustar algo. Ni siquiera yo mismo sé porqué está gustando tanto EBRO 1938, pero igual que me sucede con ALMOGAVARES I. Señores de Cornago. Galípoli, y otras obras, nunca escribo pensando en si venderá o no, en si vale la pena o no, sino en la historia que me ha cautivado, y que nos ayuda a comprendernos mejor, a nosotros, y a los demás.

8.- ¿Qué elementos no pueden faltar en sus obras?
Acción, reflexión y comunicación. Intento transmitir un equilibrio entre la forma y el fondo, y no quiero aburrir ni adormecer. Cada obra tiene su riesgo dentro del estilo en el que creo, el que reclaman las voces de los personajes, y hay que ser consciente que no se puede gustar a todo el mundo, y que donde algunos pueden ver fraseología, otros pueden encontrar múltiples sentidos. La técnica también es un mensaje.

9.- En cuanto a lo personal… ¿Qué es lo que más admira en una persona?
Admiro la honestidad, la integridad, la consecuencia. Soy funcionario público y una de las obras, que imagino nunca me publicarán, lleva el título ¿Por qué no creo en los políticos? En estos tiempos de crisis la gente debería pensar en porqué no funcionan las cosas, y qué hay que cambiar. Admiro a quienes sabiendo lo que son, y lo que quieren ser, se esfuerzan no sólo por ellos, sino por también por todos. En resumen: a quienes predican con el ejemplo, y no con la palabra.

10.- ¿Escribir es talento, conocimiento o inspiración?
La suma de todo, que podemos resumir en inspirar y transpirar. De nada sirve conocer si no encontramos la forma de transmitir ese conocimiento, y de nada sirve estar inspirado si no conseguimos que la obra inspire a los demás. En cuanto al talento podemos discutir si se tiene, se consigue o se persigue. Lo cierto es que para mí escribir es una forma de estar vivo, y de dar a los demás parte de mi vida.

11.- Y por último… ¿Estás trabajando en alguna otra novela? Si es así, háblanos un poco de ella.
He acabado “Almogavares II. Señores de Cornago. Rocafort” que sigue las aventuras, aunque es una novela independiente, de los personajes almogávares que podíamos encontrar ya en “Almogavares I. Señores de Cornago. Galípoli” (Editorial Delsan, Zaragoza, 2009), y tengo pendiente revisar el texto de “Almogavares III….”, que espero concluir en 2010, aunque antes estoy revisando el guión de la película, y dicha revisión me está llevando a una nueva novela, y lo que más agradezco son las buenas críticas recibidas. Me había sucedido con libros de una tirada menor, casi imposibles de encontrar hoy en día, como “todo el tiempo del mundo” o en poesía “la luz de nuestras vistas”, pero que alguien descubra que lo que escribes tiene mucho que decirle, sin duda, es el mejor premio y el mejor aliciente para seguir trabajando con la misma humildad, el mismo respeto y el mismo rigor por la buena obra.

domingo, 19 de septiembre de 2010

ABSURDA GUERRA

El 25 de julio de 2008, en la Vanguardia, se publicó una entrevista de Víctor Amela a EUDALD VILA I SOLDEVILA.
He aquí algunos fragmentos:

-¿Qué pensaba usted de aquello?
Un comisario comunista nos decía: "¡Cruzaremos el Ebro y tomaremos la Península palmo a palmo hasta Galicia!". Yo le dije: "No creo que lleguemos nunca". Me arrestó.
- No tenía usted mucha fe.
Aquello era un desbarajuste. Un amigo mío me bromeaba: "¡Deberíamos enviarle una carta a Rojo declarándonos independientes de esta guerra!". ¡Estábamos aterrorizados! Rojo, jefe del ejército republicano... Le culpo de asesinarnos. ¿Acaso no sabía que Franco abriría el embalse de Camarasa y que la crecida del río ahogaría a muchos chicos? ¿No sabía que no teníamos aviones, que nuestros antiaéreos eran una filfa...? ¡¿No sabía que nos enviaba a una masacre?! ¡La guerra es la guerra! ¿Y los bombardeos sobre Barcelona? ¡Si un gobierno no puede proteger la vida de su población civil, que plegue!Esto pienso yo.
-¿Quería usted pasarse al otro bando?
¡No! Quería paz. De los 800 miembros de mi batallón, ¡una semana después de cruzar el río... ya sólo quedábamos 350! ¿No intentó desertar? Algunos se pegaban un tiro en un pie o una mano, para ser evacuados. "¡Me han dado!", gritaban. Pero se les notaba en la piel el fogonazo... y eran fusilados por desertores. Yo, como otros, alguna vez asomé la mano por encima de la trinchera, a ver si me herían...
¿Le hirieron? No. Y eso que un teniente insensato nos ordenó un día tomar una posición ¡con el sol de cara y los otros tirándonos a placer!: de 60 que corríamos, sólo 20 llegamos hasta un murete a cubrirnos. ¡En 150 metros quedaron 40 compañeros caídos! Durante horas, desde donde nos resguardábamos, oíamos cómo iban apagándose sus lamentos: iban muriendo... Cuando anocheció, retrocedimos. ¡Todo para nada! Eran acciones suicidas, ¡nuestros mandos no tenían ni idea!
¿Y los del otro bando? Franco envió allí a los más extremistas o incómodos de los suyos: los moros, los legionarios, los requetés navarros y los del tercio de Montserrat, chicos catalanes...
¿Mató usted a alguien? No creo... En la toma de una cota, nos ordenaron disparar contra los nuestros si reculaban. No pudieron tomarla, era ya de noche, recularon... Uno topó contra mí en la oscuridad, cara a cara. Le reconocí. Fingimos no habernos visto. Ni yo ni ninguno de mis compañeros disparó a los nuestros. ¡Cuánto me alegro de haber desobedecido!
¿Se considera héroe o cobarde? "Mejor cobarde vivo que héroe muerto", repetía un polaco en mi batallón. ¿Héroe...? ¿Cobarde...? No, yo me quedé en antihéroe.
¿Qué balance hace 70 años después? Enviaron al sacrificio a los chicos de familias pobres. Y nadie de los que nos masacraron nos pidió jamás perdón: ni Franco, ni Negrín, ni Companys, ni Rojo. Yo nunca más he podido ver una película de guerra: yo sé cómo sangra alguien herido de bala.

lunes, 13 de septiembre de 2010

¿ESTABAN LOCOS LOS ROJOS?




Entrevista a Enrique González duro sobre su libro
Los psiquiatras de FrancoLos rojos no estaban locos
Por Victor Amela, La Vanguardia.


Tengo 66 años. Nací en La Guardia (Jaén) y vivo en Madrid. Soy psiquiatra y trabajo en el hospital Gregorio Marañón de Madrid. Estoy doblemente divorciado. Tengo dos hijos y un nieto. La opresión franquista me hizo de izquierdas. La opresión eclesiástica me hizo ateo.
La psiquiatría ¿es ideología?La Alemania nazi gaseó a 300.000 enfermos mentales: la psiquiatría nazi sostenía que el enfermo mental transmitía su tara a los descendientes, contaminando la pureza de la raza aria.
Solución: eliminarlos. ¡Y mataron a todos los enfermos psiquiátricos! ¡Todos! Gaseados para depurar la raza.
¿Hubo aquí una psiquiatría franquista?Sí, y muy siniestra. No se ha hablado mucho…
¿Qué argumentaba esa psiquiatría?Que los rojos eran locos, débiles mentales, tarados. El marxismo era una patología psiquiátrica. ¡Ser de izquierdas era una enfermedad mental y moral! Patología que el enfermo contagiaba a su descendencia, deformando la grandeza de la raza española.
¿Quién sostenía esas barbaridades?Ilustres psiquiatras alineados con el bando franquista, sobre todo Antonio Vallejo-Nágera, y también Juan José López-Ibor, Marco Merenciano… Los psiquiatras republicanos fueron delatados como diabólicos y maléficos, como hizo en Barcelona Ramón Sarró con su insigne maestro Emilio Mira.
Guerra civil también entre psiquiatras. La floreciente psiquiatría republicana resultó barrida. La psiquiatría franquista arguyó que los insanos rojos eran antiespañoles, siendo lo sano ser español.
¿Y qué era ser español, estar sano?Ser hispanorromano, gótico y católico: ser heredero de los Reyes Católicos, vaya. Los residuos moriscos y judíos eran impurezas que eliminar, y lo mismo la ilustración y masonería, esas contaminaciones foráneas.
Captado. Toda esa impureza degeneraba a España: se la llamó “Antiespaña” y había que extirparla. Por eso Franco se complació en una guerra larga y de exterminio: quería limpiar la raza española. ¡Franco era un racista espiritual!
¿Se proponían los psiquiatras franquistas “curar” a los rojos?Sí, con reclusión en manicomios. Con sermones, adoctrinamiento, disciplina, fármacos, torturas, electrochoques… También se intentó “curar” a homosexuales y transexuales de su “delirio”, incluso mediante neurocirugía, tratamientos aversivos, ¡salvajadas!
¿Usted ha visto esas cosas?Sí, y nadie osaba oponerse: yo me avergonzaba de ser cómplice callado. Los psiquiatras ¡obligaban a los internos en los manicomios a saludar brazo en alto! Vergonzoso. Poco a poco, la antipsiquiatría plantó cara. Cuando llegué a director del manicomio de Jaén, en 1982, desmantelé allí ese estado de cosas.
¿En qué sentido?Pregunté por qué estaba ingresado cada paciente. ¡Había casos en que ni los psiquiatras lo sabían! Abrí las puertas. Los psiquiatras de la vieja guardia se opusieron. Y descubrí que una mujer llevaba allí 14 años encerrada… ¡por haber sido madre soltera!
¿Con la connivencia de su familia?Sí, y el argumento psiquiátrico de que en libertad “se hará prostituta”. Para evitar que se condenase su alma… ¡Era una psiquiatría inquisitorial! De hecho, Vallejo-Nágera sugirió seriamente resucitar la Inquisición.
Algún rojo sí enloquecería de verdad.Esa atmósfera opresiva enloqueció a más de uno, destrozó vidas, provocó suicidios…
¿Qué otros delirios se teorizaron?Que había rasgos físicos delatores del degenerado, del rojo: se afirmaba que era feo.
¿Qué pasaba si habías luchado en el bando republicano sin ser rojo?Todos los soldados republicanos fueron sometidos a cuarentena en campos de concentración: ¡había que descontaminarlos! Del campo de Miranda de Ebro era psiquiatra Vallejo-Nágera, jefe del servicio psiquiátrico del Ejército Nacional.
Qué miedo. Su bestia negra eran las milicianas. Que una mujer –¡depositaria de la salud de la raza!– fuese roja le desquiciaba: las llamaba “marxistas delincuentes femeninos”, para no denominarlas “mujeres”. Los escarmientos en mujeres izquierdistas fueron los peores.
¿Qué más sostenía Vallejo-Nágera?Que los rojos eran seres inferiores. En esto también coincidía con Franco, que decía que los había incorregibles (y a esos se les fusilaba) y los había redimibles… mediante reeducación y trabajos forzados.
El fusilamiento como terapia social. Ya dijo Franco que “cuantos más enemigos mueran, mejor”. Franco afirmaba que salvaría a España ¡aunque tuviese que fusilar a la mitad de los españoles! Esa regeneración de España proseguía en cárceles y manicomios: el interno era visto como enemigo objeto de “merecido castigo”. Y muchos bebés recién nacidos allí de parturientas rojas fueron separados de sus madres y entregados en adopciones bajo cuerda, para salvarlos así del contagio rojo.
¿Consiguieron “curar” a algún rojo aquellos psiquiatras franquistas?Consiguieron aterrorizarlos y acallarlos. Pero no “curarlos”, claro está. ¡Porque los rojos no estaban locos, por supuesto! López Ibor sostenía que al rojo sólo se le cura si se le recristianiza. El buen psiquiatra, pues, debía ser católico. Y en 1936 escribió esto Vallejo-Nágera: “Creará la guerra una estirpe de caballeros, frente a la plebeyez moral de los peones del marxismo y sus mefíticas toxinas antiespañolas”.
¿Cómo acabó este Vallejo-Nágera?Cuando Hitler perdió la guerra, ¡se disgustó muchísimo! Se jubiló y pasó el resto de sus días escuchando música de Wagner.
http://www.edicionespeninsula.com/es/impactes/para-la-psiquiatria-franquista-un-rojo-era-un-debil-mental_391.html

domingo, 6 de junio de 2010

FIRMAS EBRO 1938

¡Muchas gracias a todos/as!


video

domingo, 30 de mayo de 2010

TRAILER DE EBRO 1938 (FULL VERSION)

video

Gracias a todos/as;)))

domingo, 18 de abril de 2010

FIRMAS POR SANT JORDI


Os invito a acompañarme el próximo viernes, 23 de abril, en Barcelona.
Firmaré
De 10 a 11 horas EBRO 1938 en LIBRERIA BERTRAND (Rambla de Catalunya, 37)
De 11 a 12 horas EBRO 1938 en EL CORTE INGLES - FRANCESC MACIA
De 16 a 17 horas ALMOGAVARES I. Señores de Cornago. Galipoli en Llibreria Catalonia (Rona de Sant Pere, 3)
De 17 a 18 horas ALMOGAVARES I. Señores de Cornago Galipoli en ALIBRI (Balmes, 26)
Gracias por la ilusión;)
Ruben G.C.

viernes, 22 de enero de 2010

¿Tienre razón Roberto Pla?


Por Roberto Pla

El pasado mes de agosto, por intermediación de un amigo común, Rubén García Cebollero me envió su recientemente escrita “Ebro 1938″. Solo el nombre ya da una idea del contenido o el marco de la misma: La Batalla del Ebro durante la Guerra Civil Española. Me hizo mucha ilusión y lo considero un privilegio ya que la obra no salía a la venta hasta el mes de octubre.


Según me cuenta el autor, empezó a investigar la batalla del Ebro en 1998 y una versión anterior de la novela quedó finalista del Premio Planeta en 2004. En internet, el autor mantieneun blog sobre su obra.

Me leí la obra con muchisimo cariño y conseguí acabarla en un tiempo prudencial, pero cuando me planteé escribir este artículo con un comentario de mis impresiones, me quedé atascado. La razón es que la obra no me había gustado. Dicho así parece muy sencillo, lees un libro y te gusta o no te gusta y ya está. Pero a pesar de no haberme gustado, reconozco en el libro varios aspectos muy meritorios y pensé que Rubén merecia una respuesta más elaborada que ‘tu libro no me ha gustado’. Sentí la necesidad de justificarme o al menos de explicarme porque como no soy un crítico literario no tengo ninguna autoridad para hablar ex-catedra, pero como tengo ojos y sesera como cualquiera, puedo razonar lo que digo. Ha pasado el tiempo y el libro no se me ha olvidado. He ido dándole vueltas creo que ya tengo las claves de lo que me ha gustado y lo que no.

Tengo que decir que la obra refleja un monumental trabajo de documentación. Esto es sin duda una cualidad, pero creo que a su vez es un handicap para la obra ya que aquel lector que busca la historia de la novela en lugar la novela de la historia se ve arrollado por un alud de datos, más propios de un libro para eruditos que de una obra de ficción. Una cosa es enmarcar la novela en unos hechos ciertos históricamente y otra escribir un libro de historia.

A fin de reflejar todos los aspectos de la batalla la novela tiene múltiples personajes retratados en escenas breves. Lo malo es que a mi me parecieron tan breves que a mitad de libro aun andaba perdido sobre la identidad de los personajes y en muchas escenas no conseguía ubicarme. Los rápidos cambios de escenario unidos a los excesivos detalles históricos es quizás lo que ha formado mi mala opinion sobre el libro. Entre tanta hojarasca está la historia de Basilio de una ternura y una dureza increible que sin duda es la espina dorsal del libro y acredita por si sola las posibilidades del autor.

En definitiva creo que el problema ha sido mezclar churras con merinas. Si historia, historia, si novela, novela. Contar una historia es sin duda complicado, pero al lector le debe resultar sencillo seguirla. Como en los dibujos, hay un momento para pararse, no descender más en el detalle, no seguir añadiendo adjetivos y dejar el paisaje borroso, como en el retrato fotográfico, para que el lector pueda concentrarse en la historia central del argumento, sin perderse en los detalles, por meritorio que sea haberse tomado el trabajo de recopilarlos.

Según las noticias que me han llegado, el libro ha tenido una buena acogida del público y de la crítica, parece ser, por suerte para el autor, que mi opinión no es compartida. Además se está produciendo una película sobre la batalla del Ebro, en la que Rubén actúa como guionista. Yo desde luego, le deseo el más grande de los éxitos, también soy muy crítico con muchos -casi todos- los libros de Pérez Reverte y mira que bien le va al académico de Cartagena.

OTRA RESEÑA DE EBRO 1938

Por Cristina Monteoliva

¿Se puede saber de ante mano qué batalla será la más decisiva dentro de una guerra? Me lo pregunto ahora pues de cuestiones bélicas tengo poca idea, la verdad. Pero me da la sensación, si pienso en conflictos más o menos recientes, que no, que cualquier batalla es totalmente impredecible y el ganador se verá al final de la misma, nunca antes de lucharla. De esto y otras muchas cosas habla Ebro 1938, la última novela de Rubén García Cebolleroque hoy trataremos.


Verano de 1938. Estamos en plena Guerra Civil Española y los distintos bandos luchan sin cesar por todo el territorio español para ganar terreno al enemigo. Sin embargo, será una la batalla más decisiva, una la que marque el rumbo de la guerra, el color de la victoria. Ésta no es otra que la del Ebro, La Batalla de la Tierra Alta. En este libro encontraréis su historia así como la de todos aquellos que la protagonizaron.


Imagino que no tiene que ser nada fácil escribir una novela histórica sobre la Guerra Civil española, un negro periodo de nuestra historia reciente tan exprimido ya por el cine y la literatura. Sin embargo, siempre me sorprendo al encontrar una nueva visión, como la que nos plantea esta novela, un nuevo punto de vista con el que ayudarnos a reconstruir un puzzle con tantas piezas como es éste de la guerra fraticida que separó incluso a familias.


La obra de Rubén García Cebollero trata de forma objetiva, por una parte, una batalla en concreto de esta contienda, la del Ebro, dando todos los datos pertinentes que sin duda su buen trabajo le habrá costado recopilar, hechos fehacientes que nos hablan de una guerra que podría haber ido en un sentido, pero que cambió su rumbo en cierto punto.


Por otro lado, el autor nos ofrece la visión meramente subjetiva de todos aquellos que la vivieron, los sentimientos encontrados que les invadieron, las penurias padecidas, el destino final de cada una de aquellas almas. Es así como nos enfrentamos ante una narración plagada de cartas, canciones, oraciones y poesía, una narración predominantemente lírica, una prosa que quiere a veces convertirse en pura poesía, en la que los propios personajes se convierten en numerosas ocasiones en narradores en primera persona de los pasajes por los que Rubén nos lleva.


Y es que Ebro 1938 no es tan sólo una novela bélica, sino también, y fundamentalmente, una obra de personajes, con nombre y apellidos, con penas, alegrías, esperanzas y desesperanzas; en definitiva, personajes tan reales en el papel como en nuestro mundo. Difícil decantarse por uno o por otro, sabiendo que son todos tan protagonistas de esta historia, su historia: están Basilio, el viudo que le escribe cartas de amor a su difunta mujer, Berta, con tal emotividad que nos será imposible dejar de conmovernos tras la lectura de sus misivas; Maik, el camillero de ambulancia americano que se enamora de Carmela, la joven y simpática bibliotecaria prima de Basilio; Pablo Uriguen, el vasco que no volverá nunca más a pescar; Roque Esparza, el maño que se nos hace tan cercano al expresarse como lo hace; Pedro Hernández, el murciano nadador que acabará hospitalizado… Todos y cada uno son indispensables, todos ellos se merecen el sentido homenaje que Ebro 1938 les brinda, que Rubén García Cebollero les ofrece a ellos, pero también a nosotros, hijos de la democracia que no debemos olvidar que hubo un tiempo en que las cosas no eran tan fáciles como lo son ahora, que España lucho y ganó un bando, pero que también podría haber ganado el otro; pues cuando se va a la guerra, todos esperan ser los vencedores y lo cierto es que todos, como seres humanos pierden mucho más de lo que pudieran imaginar en un principio.


Toda batalla es mala, digan lo que digan los políticos que las fomentan. Las guerras siempre conllevan muerte, destrucción, un sufrimiento innecesario para todos los combatientes y sus familias. No me cansaré de decir que el ser humano necesita aprender del pasado para no repetir los errores en el futuro. Leer Ebro 1938 es una buena forma de empezar.


BACKSTAGE EBRO 1938





EBRO 1938

Por Silvia Bardaji

Ebro 1938 La Batalla de la Tierra Alta de Rubén García Cebollero nos narra uno de los conflictos militares más sangrientos y largos de la Guerra Civil Española. La batalla tuvo lugar en la zona occidental de la provincia de Tarragona (Terra Alta) y la zona oriental de la provincia de Zaragoza (Mequinenza)y se desarrollo desde el 25 de Julio hasta el 16 de Noviembre de 1938.

Los protagonistas principales de Ebro 1938 serán Roque Esparza originario de Angües que contará muchas anécdotas de su pueblo natal y de sus fiestas mayores, Pablo Uriguen de San Sebastían, que entre el hambre y la sed de la que será víctima frecuentemente evocará la comida típica vasca y Basilio Perich procedente del municipio de la Garriga que escribirá desconsolamente cartas sin destino a Berta,su esposa y a César su hijo que serán sepultados por una nefasta bomba. Maik, un conductor de ambulancias inglés, y Carmela, bibliotecaria catalana, protagonizarán una bella historia de amor fugaz una de tantas durante la Guerra Civil Española.

Ebro 1938 La Batalla de la Tierra Alta nos recrea...

de manera muy veraz situaciones vividas por los soldados rasos dentro de las trincheras. Sus conversaciones podrían considerarse atípicas, ya que tienen lugar mientrás excavan los parapetos utilizados para salvaguardarse de los proyectiles lanzados por el bando contrario. Discusiones acerca de cual es la mejor o peor marca de coche de la epoca, sobre cine o mujeres... en definitiva charlas que podrían darse en cualquier bar en circunstancias de paz. Muchos de estos reclutas sin apenas formación académica fueron conscientes del daño que producía esta fatídica guerra y sus consecuencias, eran hombres con una inmensa humanidad, que dieron todo por España y por la República.

Rubén Garcia Cebollero en Ebro 1938 nos ofrece una historia para la reflexión, aunque novelada, de las consecuencias que tuvo la instauración de la segunda república en España y como no se supieron aprovechar ni interpretar los beneficios que de ella se derivaban. El resultado fué el estallido de la Guerra Civil Española y uno de sus episodios más destacados, la Batalla del Ebro. Miéntras ocurría esto en España, Francia, Inglaterra y Rusia llebavan a cabo charlas y negociaciones con las naciones fascistas, Alemania e Italia para evitar un conflicto similar a la Gran Guerra (con escaso exito como todos sabemos.)

Un capítulo entero dedica Rubén García Cebollero en Ebro 1938 a homenajear a las Brigadas Internacionales formadas por hombres con un valor e intrepidez envidiables, que dejaron sus profesiones o trabajos, para desde 53 países diferentes venir a luchar junto a los españoles por la república, por las libertades y por la paz, y lo más importante de todo, para derrocar al fascismo internacional que poco a poco iba ganando terreno.

Ebro 1938 La Batalla de la Tierra Altaes recomendable para todas aquellas personas interesadas en la Guerra Civil Española y sus consecuencias. Es una novela humana y cercana con una buena descripcion de los personajes, sus miedos, inquietudes y de las penurias que tendrán que soportar. Es comprometida con aquellos que lucharon y murieron por una España unida y libre y que hoy en día algunos se empecinan en dividir. Por último destacar que Ebro 1938 es una novela conmovedora que todo el mundo debería leer como reflexión.